Publicado: 3 de Octubre de 2017

Historia y tradición

Los barquillos son un dulce típico de la época navideña y se elaboran de una forma totalmente artesanal. 

Precisamente este proceso de elaboración rememora tiempos vividos antaño cuando todo se hacía con el más absoluto rigor.

Los pocos utensilios empleados obligaban al uso de todos los recursos posibles y a la imaginación y destreza humana para llegar finalmente a la calidad suprema. Además, esto se unía también a la selección de la mejor materia prima, que el fundador Ermenegil Montlleó llevaba a cabo con una especial atención.

Desde 1904 garantizamos la máxima calidad y toda la experiencia que ofrecen los grandes profesionales a la hora de seleccionar los mejores productos.

Elaboración

Con la misma receta del fundador, Ermenegil Montlleó, y las técnicas mas avanzadas se procede a su fabricación para después, envasar el producto a mano, mediante un control de calidad. Las bañadas con chocolate están aún más elaboradas y cuentan con un 70% de cacao. El diseño de etiquetaje y presentación final logra una personalidad propia y muy diferenciada en el punto de venta.

Conservación

Hay que considerar que es un producto de gama alta, aunque su longevidad perecedera sea una de las máximas ventajas. Para su perfecta conservación, tiene que guardarse en un lugar fresco y seco para mantener su crujiente sabor original.

Presentación y formato

Ambos productos se presentan en dos formatos y sus características son:

Envase de barquillos normales de aprox. 0,400kg. Peso neto (Bolsa de 25 unid.)

Envase de barquillos de chocolate de aprox. 0,650kg. Peso neto (Bolsa de 20 unid.)

* También se pueden embolsar en cantidades más pequeñas, ¡consúltanos!

Sugerencias para su consumo

Para las celebraciones más tradicionales, los barquillos con cava o con champán francés convencen a los paladares más exigentes. Los bañados con chocolate van más allá de lo propiamente establecido y son ¡sencillamente irresistibles!